15 de diciembre de 2013

Fukushima está alcanzando niveles récord de radiación



El nivel de radiactividad de las muestras de agua bajo la estación es de 1,3 millones de becquerelios por litro. Mientras que la tasa marginal del vertido de líquido hacia el océano está a solo 60.000 bequerelios por litro, las muestras de agua de la central nuclear de Fukushima desprenden una fuerte radiación beta, lo que significa que contiene estroncio 90 y el isótopo radiactivo del hidrógeno, el tritio.
ecoportal.net


La fuga de radiación de Fukushima llega a un nivel que mata en 20 minutos

El Gobierno nipón y la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO), operadora de la central nuclear, asumen una gestión difícil. Solo de la prefectura de Fukushima tendrán que ser retirados 29 millones de metros cúbicos de suelo radiactivo, una tarea que exige sacrificios que no están siendo recompensados.

TEPCO habría contado con la gestión de la mafia japonesa, la temible Yakuza, para contratar a personal endeudado con la organización o con compromisos familiares, según afirma el periodista de investigación Tomohiko Suzuki, que se infiltró en la planta para descubrir prácticas ilegales.

"Me prometieron mucho dinero, incluso firmé un contrato de larga duración, pero de repente me despidieron sin pagarme siquiera un tercio de lo pactado. No nos aseguraron por los riesgos sanitarios, no nos dieron medidores de radiación", relató un extrabajador anónimo de la siniestrada planta nuclear.



"En Japón a menudo pasa que una obra necesita obreros de inmediato, en grandes cantidades, entonces los jefes llaman a los yakuza, y así ocurrió en Fukushima. A los trabajadores se les daba una información muy genérica sobre radiación y la mayoría ni siquiera tenían medidores. Los trabajadores podrían haber sido expuestos a grandes dosis de radiación sin saberlo", dijo el periodista.

La dimensión real de la catástrofe de Fukushima se conocerá en algunos años






JDP

THE AUSTRALIAN




Puedes dejar a continuación tu comentario:

No hay comentarios:

Publicar un comentario