23 de marzo de 2019

HACIA LOS VIAJES INTERESTELARES
LA LUZ COMO SOPORTE Y PROPULSIÓN
¿Serán las primeras nanonaves "viajeras-mensajeras" sucesoras de las "Voyager" a nivel interestelar?


Imagen ilustrativa de nano-objeto que se reorienta para permanecer en un haz de luz

Según explica el sitio educativo Caltech, basado en un artículo de Nature Photonics, el principio de la investigación realizada, puede entenderse a partir de una analogía de Ognjen Ilic: "Uno puede levitar una pelota de ping pong utilizando un flujo constante de aire de un secador de pelo. Pero no funcionaría si la pelota de ping pong fuera demasiado grande, o si estuviera demasiado lejos del secador de pelo, y así sucesivamente".

Hace décadas, los científicos cuyo trabajo formó la base para el Premio Nobel de Física 2018, trabajaron en una llamadas "pinzas ópticas", con las que movieron objetos pequeños, como nanopartículas, pero solo a distancias muy cortas, utilizando la presión radiativa de un rayo de luz láser muy enfocado.

La clave de la nueva investigación es crear patrones específicos a nanoescala en la superficie de un objeto, de formas y tamaños diferentes que interactúan con la luz y restauran su posición cuando el objeto ha sido perturbado, y así mantenerlo en el haz de luz.

Este método, podría levitar objetos macroscópicos, a partir de fuentes de luz que pueden estar ubicadas a millones de kilómetros de distancia, que sin llevar consigo combustibles podrían alcanzar velocidades muy altas, incluso relativistas.

Llegamos: con base en lo que conocemos hoy físicamente por naves espaciales, los objetos descriptos podrán asimilarse como nanonaves, y desde aquí dirigirlas hacia otras estrellas. ¡Fascinante!

Con los pies puestos un poco más aquí en la Tierra: la tecnología podría usarse para permitir la fabricación rápida de objetos cada vez más pequeños (industria electrónica).




Caltech


- o -

No hay comentarios:

Publicar un comentario